viernes, 8 de agosto de 2008

Un año despues


25 de mayo de 2007

Mi mas estimadas:
Debo confesar que anoche fue uno de los momentos mas graciosos y divertidos que he compartido en una comida. Y agradezco haber tenido la posibilidad de disfrutarlo desde el comienzo. Se que no todas pudieron hacerlo asi que aqui hago un resumen de la velada desde sus inicios:
Me dirigia hacia La Mision del Marinero donde iba a ser nuestro primer destino, despues de haber pasado unos cuantas horas entre la eleccion del vestuario, el acicalado y otras tantas tratando de arreglar mi cabello para lograr la apariencia chico Bensimon pero con look casual. Aplicando mi frase trade mark: "Me puse lo primero que encontre", me dirigi con apuro hacia alli porque iba a tener que asistir no a una sino a dos discapacitas, en bajar del remis, subir las escaleras y acomodarlas en la mesa. Cuando llegue al lugar estaba todo oscuro, cerrado, no estaba ni el Gallo Claudio. Al arribar el remis, estaban mis dos amigas. La imagen no pudo ser mas patetica, Leticia sola en la parte de atras con su pierna ocupando todo el asiento y las muletas en el suelo y mi amiga Melina sentada adelante con sus muletas casi tapandole la cara. El remisero debe haber pensado que yo era algun tipo de aprovechador que abusada de minusvalidas motrices pero se lo tomo todo con mucha gracia ya que pensaba que las chicas iban a una fiesta de disfraces sobre todo por la pollera de Leticia porque penso que estaba disfrazada de Hippie renga.
Al ver que no podiamos ingresar al lugar, doy toda la vuelta para tratar de averiguar a que hora abrian mientras ellas me esperan en la puerta de ingreso ya que por razones obvias no podian desplazarse. Nos enteramos que estaba cerrado por ese dia asi que vuelvo al encuentro de mis amigas inmovilizadas. La verdad que la fotografia mental de volver a verlas cuando di vuelta a la esquina no se me va a borrar jamas y sera siempre una fuente de risa permanente. Estaban paraditas bien quietitas una al lado de la otra con sus muletas relucientes desplegadas y aguardando a mi llegada con caritas de perritos abandonados por sus dueños. jajaja.
Volvemos a ordenar un remis para trasladarnos al bar con el nombre impronunciable, cuando llego la misma historia, el conductor con cara de sorpresa, yo tratando de cargarlas al auto y la Colo golpeandose la cabeza. Ah... y no olvidemos el manipuleo de nuestra queridas muletas que para esta altura ya formaban parte permanente del paisaje.
Al llegar a destino tuvimos que bajar y hacer toda la rutina nuevamente. (le doy tanta preponderancia a los ascensos y descensos de los transportes publicos porque cada uno de ellos nos llevaba unos 10 minutos y si consideramos la duracion de la velada vemos que es un porcentaje importante de tiempo) Yo ya con un apetito voraz de tanta actividad entre mi produccion estetica, ir y venir para todos lados y asistir a las dos incapacitadas. Al llegar a la puerta dije "Finalmente hogar dulce hogar", pero estaba equivocado... En contra de todas nuestras previsiones en el ingreso encontramos uno de los peligros mas temidos por todas aquellas personas que se vieron privados de su locomocion: un escalon. La Colo junto coraje y se animo primera pero su intento fue fallido y empezo a tumbarse para atras. Gracias a Dios ella contaba con un angel como yo en sus espalda que pudo agarrarla para que no caiga y despues de darle un empujon como si fuera ganado, logro entrar. Leticia corrio con mas suerte y entro de forma mas normal a pesar de su estado.
Despues de modificar la infraestructura del lugar, preparar una mesa especial, habilitar el baño de discapacitados, aproximar la mesa a la dependencia sanitaria y agregar sillas adicionales para la partes inmoviles de las susodichas pudimos sentarnos. Mientras las mozas nos acomodaban (porque con semejante despliegue no fue suficiente que nos atienda una sola moza) Leticia le informa que se habian conocido en el centro de rehabilitacion y lo peor de todo fue que la moza se lo creyo.
El detalle de la noche fueron los dos pares de muletas contra la pared que practicamente se fusionaron con la decoracion del lugar, y creo que vamos a compartir esa imagen por mucho tiempo. jajajaja
Besos

De un amigo estimadisimo que cumplió apenas 30 el 7 de agosto de 2008

2 comentarios:

melina dijo...

MUYYYYYYYY BUENOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
ESOS SON AMIGOS.
JAJAJJAJJA
PARA TENERLO EN CUENTA!
LOS QUIERO A TODOS
LA COLORETE

Matias Ezequiel dijo...

Amiga:
Gracias por publicar nuestra anecdota. Es muy lindo verla circulando por la red. De las 500 veces que la lei me rei, 502. Besos y yo tambien las quiero a todas.